Educación digital y empleo

La transición digital está transformando rápidamente los mercados laborales. Mientras aparecen nuevas profesiones que antes no existían, otras desaparecen como consecuencia de la automatización de numerosos puestos de trabajo.

Este traspaso del mundo físico al digital obliga a las empresas a adoptar nuevas formas de trabajo y a los empleados a adecuarse a los cambios. Por ello, el primer requisito para participar en esta sociedad digital es asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a la tecnología y a la formación necesaria para que puedan beneficiarse de las oportunidades que ofrece.

Trabajadores y grupos críticos necesitan formación complementaria para abordar las brechas digitales existentes por edad y género. El esfuerzo colaborativo entre los sectores público y privado es fundamental para identificar rápidamente las aptitudes profesionales requeridas con el objetivo de hacer coincidir la oferta y la demanda laboral.

Impulsar la cooperación público-privada también será determinante para promover la transferencia de tecnologías entre los investigadores y las empresas. Esto permitirá la rápida adaptación e implementación de los avances que se alcancen en el campo de la investigación.

Con la pandemia se ha estimulado la innovación en el sector educativo recurriendo a numerosas posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Sin embargo, la educación a distancia no ha estado al alcance de todos, agravando las desigualdades educativas preexistentes que deben ser abordados con políticas específicas.

La digitalización de la educación también está permitiendo nuevas oportunidades de aprendizaje basadas en la universalización y democratización del acceso al conocimiento promoviendo la igualdad de oportunidades. Se deben incorporar las competencias digitales y la formación necesaria para nuevas profesiones añadiendo los avances tecnológicos al proceso de aprendizaje y generando nuevas cualificaciones.  La formación profesional tiene que desempeñar un papel fundamental ya que más del 70% de las ofertas de trabajo requieren formación profesional o cualificaciones técnicas.

Para conseguir impulsar esa rápida digitalización de los sistemas educativos, será necesario crear ecosistemas público-privados para fomentar aprendizaje adaptado a la sociedad digital actual.

El compromiso de Telefónica con la educación

42

42 es un modelo disruptivo de formación para todos los retos y perfiles digitales demandados por el mercado laboral que rompe los esquemas y paradigmas tradicionales y que incorpora una metodología basada en la gamificación y “el peer to peer”, y una filosofía centrada en “aprender a aprender”.

ProFuturo

Profuturo es un programa de educación digital puesto en marcha por Fundación Telefónica y “la Caixa” que tiene como misión reducir la brecha educativa en el mundo proporcionando una educación digital de calidad a niños y niñas en entornos vulnerables de Latinoamérica, África y Asia

MiriadaX

MiriadaX es la primera plataforma de MOOC’s iberoamericana a través de la que Telefónica apuesta por impulsar el conocimiento de calidad en español y portugués mediante un modelo de aprendizaje a lo largo de la vida, que se traduzca en desarrollo personal, empleabilidad y sostenibilidad.