Carta del presidente

Durante el pasado ejercicio hemos ido dando forma a la Nueva Telefónica con el cumplimiento del plan estratégico presentado a finales de 2019. Ha sido el mapa que nos ha orientado entre tanta incertidumbre. En un periodo tan excepcional, Telefónica ha completado algunas de las operaciones más relevantes de su casi centenaria historia de éxito.

Telefónica ha vuelto a ser motor de progreso social en distintos terrenos. En el económico, hemos aportado cerca de 45.000 millones de euros al Producto Interior Bruto (PIB) en nuestros grandes mercados, hemos realizado una contribución tributaria de 8.160 millones de euros y hemos generado casi un millón de empleos directos e indirectos, lo que se traduce en que creamos cerca de ocho empleos por cada contratación que hacemos. En el plano medioambiental, hemos ayudado a las empresas a ahorrar 9,5 millones de toneladas de CO2 y hemos logrado que el 88% del consumo de electricidad provenga de fuentes renovables, proporción que llega al 100% en nuestros principales mercados.

En el terreno digital, hemos alcanzado una cobertura 4G de más del 90% de la población en los cuatro principales países en los que operamos, hemos progresado en el despliegue de nuestra fibra no sólo en áreas urbanas, sino también en zonas rurales, y hemos expandido nuestras redes de 5G en nuestros grandes mercados; en el caso de España ya están a disposición del 78,5% de la población. Nuestra reciente emisión de un bono híbrido sostenible, el primero de estas características que se emite en el sector telco, avala que seguiremos invirtiendo en proyectos renovables y sociales para insistir en nuestros compromisos de luchar contra el cambio climático y promover una digitalización inclusiva, al alcance de todos. Telefónica no descansa.

A las empresas ya no nos basta con asegurar una gestión responsable del negocio y mostrar un desempeño excelente, sino que lo relevante es entender las consecuencias de nuestra actividad en las comunidades en las que operamos.

En un año tan difícil, hemos conseguido aumentar la confianza y la vinculación de nuestros empleados, nuestros clientes y la sociedad en general. El indicador de Telefónica que mide el grado en que los empleados de la compañía recomiendan a la organización como un buen lugar para trabajar (eNPS) sube al 65%, claramente por encima del 58% de 2019 y muy superior al 40% que se considera sinónimo de excelencia.

Apoyándonos en la solidez de nuestras redes y en nuestra vocación por dar servicio a las personas, el vínculo con nuestros clientes ha seguido creciendo, como queda reflejado en el Net Promoter Score (NPS), que mide el grado de satisfacción de nuestros usuarios y que sube 7 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior en los cuatro principales mercados en los que operamos: España, Alemania, Brasil y Reino Unido.

En Telefónica somos conscientes de los retos que nos esperan como empresa y como sociedad. En unos meses, la transformación digital ha dado un salto de años, con todo lo que este proceso tiene de positivo para el progreso sostenible, puesto que la digitalización puede reducir entre un 15% y un 35% de las emisiones de CO2 globales, pero también lo encaramos con la responsabilidad de ser conscientes de los riesgos que lleva asociados, que obligan a velar por la seguridad de las redes o la privacidad de los datos, así como evitar la desigualdad por el distinto acceso a la tecnología.

Hacer nuestro mundo más humano conectando la vida de las personas, ha cobrado más sentido que nunca. Hemos estado al servicio de la sociedad y de todos nuestros grupos de intereses.

Vamos a seguir trabajando para contribuir a que la recuperación económica y social sea más justa, verde, inclusiva y próspera para todos, porque nuestro potencial para crecer a largo plazo depende de nuestra capacidad para ayudar al progreso de la comunidad de la que formamos parte. Juntos llegamos más lejos. No puede ser de otra manera y no hay alternativa. La sociedad espera que nos impliquemos, que ayudemos a resolver los grandes problemas, a mejorar su vida y el mundo.

Por eso continuaremos comprometidos con los principios del Pacto Global (Global Compact) y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Telefónica es el mejor compañero de viaje, pase lo que pase. Siempre está ahí cuando más se la necesita. Ahora es el momento de acelerar. Es tiempo de superarse.